Daruma

Daruma

Figura de Daruma, elaborada artesalmente en nuestro taller. Normalmente se regalan muñecos Daruma para ofrecer la oportunidad a alguien de conseguir cumplir un objetivo o deseo ante un nuevo proyecto que desee realizar.

  • 1. Adquiere tu Daruma.
  • 2. Piensa en un objetivo/deseo mientras le pintas el ojo derecho al Daruma.
  • 3. Una vez conseguido tu objetivo/deseo píntale el ojo izquierdo.

Más detalles

MA5250

19,95 €

2 otros productos de la misma categoría:

El Daruma es uno de los amuletos japoneses más conocidos. Es un muñeco rojo, sin brazos ni piernas, con una cara masculina que tampoco tiene ojos, solo dos circulos blancos. Al ser redondeado, nunca se cae, de manera que representa la perseverancia y el esfuerzo. Elaboración artesanal en nuestro taller, el material es cartón piedra y el tamaño es de 9,5 cm.

El daruma representa a un antiguo monje budista hindú llamado Bodhidharma, que fue el fundador del budismo Zen y el responsable de que la doctrina de Buda llegara a China y de ahí a Japón.

Dice la leyenda que el monje no alcanzó la iluminación hasta 9 años después de meditar a solas en una cueva ante una pared de roca y que por ello, después de tanto tiempo sin moverse, no sólo se le cayeron los brazos y piernas, sino que el propio monje se arrancó los párpados para permanecer despierto. Se dice que allí donde cayeron los párpados crecieron las primeras plantas del té.

Normalmente se regalan muñecos Daruma para ofrecer la oportunidad a alguien de conseguir cumplir un objetivo o deseo ante un nuevo proyecto que desee realizar. Cuando se le quiere pedir un deseo se le debe pintar uno de los ojos y cuando el deseo se cumpla entonces se le pinta el otro ojo en señal de agradecimiento.

Daruma se ha convertido en un elemento muy extendido de la cultura japonesa, y siempre tiene un significado positivo. Comúnmente escrita junto a la imagen de un Daruma, el dicho nana korobi ya oki, "si te tropiezas siete veces, levántate ocho" resume perfectamente la determinación, fuerza y éxito que Daruma trae a la vida